The New BLDR

Nuestra bitácora de creatividad, innovación y amor. Siempre amor.

Lo que necesito es una app para ponchar llantas

9:00 am — Mi primer encuentro con el conductor salvaje de la ciudad.

En realidad no importa la hora, estos conductores no descansan. Mi trayecto al trabajo puede tornarse en los 8 minutos más largos de mi día si a alguno de ellos no les prendió la cafetera, no les aumentaron el sueldo, u olvidaron su tupper en casa. Con alguien tienen que liberar su furia y bueno, ahí estoy yo, pedaleando y con el cabello escurriendo camino a la oficina; una presa fácil. Su instinto asesino lo hace pasar a 100 km/hr a 10 centímetros de mi, para después aventar su coche cuando va a dar vuelta, sin poner direccionales, por supuesto, porque esas cosas sólo están de adorno.

2:30 pm — Segundo encuentro con el conductor salvaje de la ciudad.

El camino a mi casa es aún un poco peor, coches y camiones invadiendo la ciclovía, niños desatados saliendo de la escuela, y papás enojados y estacionados en doble fila. Nada que pueda hacer mas que decirles de vez en cuando que me estorban; me estorba su claxon, me estorba su contaminación y me estorba su actitud.

2:40 pm — Mi intento de aportar algo a la comunidad

Hace poco más de un mes Alfaro presentó CiudApp, una aplicación «sin precedentes», donde « los ciudadanos pueden interactuar de forma directa con las autoridades municipales realizando reportes georreferenciados para que puedan ser atendidos.» Se leía muy cool y yo me la creí todita.

Esta aplicación parece haber llegado para terminar con este pequeño relato sin siquiera haber llegado a las 8:00 pm, mi hora de ver House of Cards. Lástima que no.

Investigué un poco y me encontré con un total de 4,069 descargas, y 670 reportes de los cuales sólo el 21% habían sido atendidos por el gobierno. En cuanto a la aplicación no hay mucho que decir, faltan muchas opciones a la hora de hacer un reporte y tiene leyendas como: “Puedes dejarnos un comentario si qieres aportar más información”, y cuando qiero hacerlo, se cierra. Pero en fin, ahí estaba yo, tratando de hacer mi primer reporte, emocionada y dispuesta a hacer algo por mi comunidad. Tomé la foto y la subí a la aplicación, esperando lo mejor. (Tengo que decir que esto fue hace dos semanas, y sigo esperando lo mejor).

5:00 pm— Mi encuentro con la cruda realidad.

Me dirijo a la parada del Trolebús; por fin no tengo que elegir entre mi bicicleta y el transporte público cuando me dirijo al otro lado de la ciudad. Mi recorrido es de 30 minutos aproximadamente, lo suficiente para checar Facebook, Instagram y pensar en la vida, y para caer en la cuenta de que ni una aplicación, ni mi reporte, ni este texto van a generar un cambio, porque probablemente pasamos más tiempo viendo la pantalla del celular que viendo nuestro entorno, y entonces llegué a una conclusión: lo que necesito es una app para ponchar llantas, ni más ni menos.

8:00 pm — Hora de ver House of Cards.

Comper.


Siguiente Artículo

blog comments powered by Disqus